¿Trabajadores más comprometidos?

Hay todavía camino que recorrer si queremos mejorar la productividad, 12 compromisola retención o la innovación a través de una mayor vinculación de los trabajadores con las empresas.

Pero antes de querer mejorar los niveles de satisfacción y compromiso de los trabajadores hemos de saber qué es lo que queremos mejorar.

La motivación de los trabajadores es un constante desafío para la empresa. Es primordial saber encauzar y dirigir su energía hacia los objetivos de la organización.

Los trabajadores quieren sentirse parte de la organización y estar informados de lo que ocurre en cada momento. Necesitan la información necesaria para desempeñar eficazmente sus tareas. Se sienten más involucrados si tienen la posibilidad de interactuar y comunicar con la Dirección.

 Comunicar responsable y eficazmente es más necesario de lo que creemos.

Y cada manager, dentro de su área de responsabilidad, puede tomar medidas que fomenten la motivación de sus colaboradores y aumenten su satisfacción.  Bastan acciones sencillas: comunicar diariamente con los colaboradores; mantener reuniones periódicas con cada miembro del equipo; reunirse con los colaboradores después de las reuniones de dirección para ponerles al corriente de la información que pueda impactar en su trabajo y asegurarse de que entienden las implicaciones; animar a los colaboradores a participar haciendo preguntas, a que soliciten ayuda o susciten cuestiones; implementar políticas de “puertas abiertas”, en las que los colaboradores se expresen, compartan ideas y discutan cuestiones; felicitar a los colaboradores en relación a los acontecimientos importantes de sus vidas.

 No intentemos crear el lugar de trabajo perfecto, en el que los procesos funcionan perfectamente y todos somos amigos. Esto no es posible. Siempre habrá conflictos, desafíos, discrepancias, frustraciones. Y eso es bueno. Son obstáculos que nos permiten crecer tanto en el plano personal como en el profesional.

Facultemos a los trabajadores para que “salten” estos obstáculos. Desafiémosles a tomar responsabilidades y a ser responsables de sus resultados. Transmitámosles que están facultados para hacer algo, porque se les otorga poder para hacerlo. Los trabajadores se sentirán más “engaged” (motivados) y la organización más productiva y eficaz en las relaciones con su entorno.