¿Por qué invertir tiempo en la selección de personas?

seleccion de personasUna de las principales riquezas de una organización son sus personas, lo sabemos. Y la selección de personas es una de las funciones más importantes del área de Recursos Humanos.

Sin embargo, buena parte de las selecciones de personal fracasan.

Contratar a un trabajador no se improvisa. El tiempo que se invierte en la selección de la persona más adecuada para un puesto de trabajo es una inversión fundamental para la organización.

Los gastos que pueden suponer equivocarse en la selección de personal son importantes (la formación, el tiempo de integración en la empresa, las indemnizaciones por despido, la desorganización, etc.).

Todas las organizaciones pueden mejorar la selección, la contratación y la retención de sus trabajadores. Hay maneras de hacer y hay oportunidades que pueden ayudar a las empresas a tener éxito, crecer, crear un buen lugar de trabajo y lograr hacer encajar sus necesidades y las de sus trabajadores.

Os invito a seguir algunas pautas simples que me han sido muy útiles a la hora de seleccionar personas:

  • Valorad, antes que nada, la actitud. Luego ya valoraréis las competencias. Modificar las actitudes es mucho más difícil que adquirir nuevas competencias.
  • La diversidad aporta riqueza. En un equipo es muy importante disponer de personas que se complementan entre sí.
  • Prestad atención a las debilidades de vuestros equipos y optad por seleccionar candidatos que posean cualidades y estilos diferentes. Así reforzaremos esas debilidades.
  • Buscad candidatos antes de necesitarlos, invertid tiempo en ello. Hay que prever situaciones de urgencia que puedan surgir en un momento dado y reaccionar ágilmente. Por ello, no está de más tener siempre a mano una lista de candidatos a priori disponible y contactos con  empresas de selección o asociaciones sectoriales. Puede parecer algo simple, pero no lo es. En muchas ocasiones, cuando he tenido que cubrir vacantes de manera urgente y temporal, esta táctica ha sido vital para poder reaccionar de forma inmediata y eficaz.
  • Apreciad si el candidato podrá adaptarse a la cultura de la empresa. A menudo, nos fijamos sólo en la capacidad técnica del candidato. Sin embargo, saber/poder adaptarse a la cultura y los valores de una empresa es una cualidad indispensable.
  • Cuando iniciéis un proceso de selección, mirad antes hacia dentro de la organización: probablemente haya candidatos internos. Y tenerles en cuenta en ese proceso será, sin duda, positivo para ambas partes.
  • Evaluad la selección realizada, pues tras escoger al candidato, su integración lleva tiempo. Tened en cuenta el feedback; esa comunicación periódica es importante para saber cómo van las cosas.
  • Preved un plan de carrera, pues un trabajador competente que, al cabo de unos años, no ve oportunidades de desarrollo interno acabará yéndose.

En definitiva, hacer una buena selección, supone elegir al candidato con mayor potencial, esa persona que hará más competente a vuestra organización.