Caminando hacia la eficiencia…

eficiencia organizativa-01Una empresa es un organismo vivo y depende de su entorno para sobrevivir y desarrollarse en equilibrio.  Sólo gestionando el cambio esa empresa sobrevivirá y se desarrollará.

 Así pues, por muy bien diseñada o estructurada que esté una empresa, es lógico que en algún momento tenga procesos ineficientes en algún ámbito. Estas ineficiencias pueden traducirse en aspectos como, por ejemplo, el aumento de los problemas de comunicación, tomas de decisiones desacertadas, la distribución inadecuada de los recursos de la organización,  el desalineamiento con los objetivos establecidos, poca agilidad para adaptarse al cambio, no fomentar la mejora continua y la innovación o no aportar valor añadido al cliente.

 ¿Y qué ocurre entonces cuando hay ineficiencias o estas ineficiencias aumentan? Ello puede conllevar un descenso de la productividad, aumento de errores en los procesos, falta de compromiso, pérdida de clientes, desmotivación del personal, etc.

 Por lo tanto, es importante conocer e identificar esas ineficiencias,  ser conscientes de ellas, reconocer que existen, que pueden corregirse y estar dispuestos a cambiar poniendo en marcha prácticas que posibiliten la adaptación al cambio.

No las eliminaremos en su totalidad, pero sí podremos minimizarlas o reducirlas. Como resultado obtendremos un mejor desempeño de la organización.