¿Sabes adónde vas?

Generalmente por falta de disponibilidad, muchos empresarios dedican poco tiempo a reflexionar sobre su estrategia de negocio. Sin embargo, definir la estrategia de una empresa es fundamental para su éxito y supervivencia. A lo largo de la vida de su empresa el empresario ha de tomar decisiones importantes, decisivas. No hay estrategias estándares para las empresas, y las estrategias que adoptemos no serán perdurables. El entorno en que nos movemos es cambiante y la estrategia empresarial ha de evolucionar en función de los objetivos que establezcamos y de ese nuevo entorno. estrategia empresarialY, por eso, te pregunto:

  • ¿Sabes cuáles son los puntos fuertes y débiles de tu negocio?
  • ¿Has identificado tus objetivos empresariales a largo plazo?
  • ¿Has asignado los recursos necesarios para alcanzarlos?

Es importante tener consciencia de estos aspectos. Ello nos llevará a realizar acciones que nos ayuden a comprobar que nuestro posicionamiento estratégico es coherente con el del mercado en el que nos movemos, acciones que nos permitan conocer los resultados de nuestra competencia o acciones que sirvan para anticipar evoluciones de mercado, o acciones que conlleven el saber comunicar bien nuestra estrategia y nuestra actividad empresarial, entre otros. La visión empresarial es esencial. Nos da una dirección y una perspectiva a largo plazo. La visión motiva, da fuerza y coraje al empresario. Es el eje en el que se basa el modelo de negocio de la empresa, la organización de los recursos y la interacción de la empresa con sus socios, colaboradores, inversores y demás partes con las que ésta se relaciona.  La visión empresarial está estrechamente relacionada con la estrategia de desarrollo del negocio. Nos permite crear y adoptar estrategias diferentes, adecuadas para para poder avanzar y construir ventajas competitivas.